Minería espacial ¿la próxima frontera?

Estudio recientemente publicado en International Journal of Technology Management, analiza desde la evidencia científica, si es posible realizar operaciones mineras en asteroides. ¿Puede la minería espacial ser una alternativa a los recursos minerales de la Tierra? Se preguntan los investigadores.

Muchos recursos esenciales para la tecnología de la que dependemos están menguando o son cada vez más inaccesibles para ciertas naciones por razones geopolíticas. Un ejemplo es que varios de los metales que se necesitan para construir los distintos dispositivos electrónicos, como celulares o Tablets, pilas y baterías recargables, sistemas fotovoltaicos y otras tecnologías, son por definición escasos.  

Cien mil millones de dólares por cada habitante de la Tierra. Ése es el valor que la NASA calcula de todos los minerales almacenados en los asteroides del cinturón principal de nuestro Sistema Solar, entre las órbitas de Marte y Júpiter. Oro, platino, tungsteno, agua.  

¿Se podrá recuperar estos materiales desde el espacio? Se preguntan José Antonio Peña-Ramos de la Universidad Autónoma de Chile y la Universidad de Granada, junto a Fernando Rafael Ramírez de la Universidad Pablo de Olavide, en un estudio, ¿es una posibilidad realista a corto plazo o es otra exageración condenada al olvido?  

Desde hace ya unos años, varias start-ups están trabajando en la manera de enviar una nave a alguno de esos asteroides para extraer sus riquezas y llevarlas de vuelta a nuestro planeta, pero según las conclusiones del estudio, con la tecnología actual no es posible una hazaña de ese tipo.  

Además, este tipo de misiones también generarían conflictos, dado nuestro historial como humanidad en lo que respecta a la apropiación de tierras, la minería espacial bien puede conducir a una guerra entre corporaciones y estados involucrados en tales esfuerzos, plantea el estudio, más considerando que no existe regulación adecuada a nivel internacional.  

«Muchos están legislando y aportando ayudas económicas para este método de obtención de recursos. La problemática estriba en que esta legislación se hace al margen de la regulación internacional. La ambigüedad de esta última podría conducir a un choque de intereses sin que haya una institución reguladora de disputas» señalan los autores.  

Hay muchos países con interés en lanzarse a la exploración en cuanto la tecnología sea rentable. Su coincidencia con las empresas dota de más interés al estudio del tema. «Para muchos países con economías extractivistas, este es un aspecto que observar con atención. Sus efectos disruptivos podrían actuar como aliciente para participar del debate institucional o de la acción económica» complementa el estudio.  

Las concentraciones de estos metales en los asteroides son bastante mayores, en comparación, con las que hay en nuestro planeta. La empresa Planetary Resources, por ejemplo, sostiene que un único asteroide rico en platino, y de apenas 500 metros de longitud, puede contener más metales del grupo del platino que todos los que se han extraído en la historia de la Tierra. No es extraño que se haya desatado la “fiebre de los asteroides”.

Menú
X