Gestión migratoria

La movilidad humana existe desde tiempos inmemoriales y seguirá existiendo, no obstante, la adopción por los Estados de políticas de puertas abiertas o políticas que restrinjan los ingresos. Algunos mencionan como problemáticas asociadas a la inmigración la generación de mayor competencia en el mercado laboral, el uso de servicios sociales de salud y educación en desmedro de los nacionales, el aumento de la delincuencia y la prostitución. Sin embargo, los expertos a nivel mundial coinciden en que son falacias, pues no tienen un asidero en estadísticas que avalen un porcentaje de incidencia importante.

Ingrid Díaz Tolosa. Directora de la carrera de Derecho, Sede Santiago. Universidad Autónoma de Chile

Ciertamente, el fenómeno requiere una regulación y creación de políticas públicas que permitan una inclusión de las personas migrantes en los Estados de acogida, para que de esta forma no se conviertan en una carga económica para el Estado y puedan acceder a oportunidades que les permitan una vida digna. Este colectivo humano se encuentra en una situación de vulnerabilidad estructural tal que amerita la adopción de medidas o acciones positivas que faciliten la efectividad del principio de igualdad y no discriminación.
 
La preocupación por los inmigrantes no es algo que se pueda reducir a un asunto moral, o de caridad, existe un deber jurídico del estado en la protección de sus derechos. Chile es parte del sistema universal e interamericano de protección de los derechos humanos y ha ratificado sus tratados, adquiriendo el compromiso internacional de hacer efectivos los derechos de todas las personas sean éstas nacionales o extranjeros.
 
Carta publicada en La Segunda.
Menú
X