COP25: compromiso con el futuro


  
Dr. Carlos Esse
Dr. Carlos Esse
Profesor Asociado, Instituto de Estudios del Hábitat (IEH) Coordinador de la Unidad de Cambio Climático y Medio Ambiente (UCCMA) Facultad de Arquitectura y Construcción

1 de julio 2019

El último informe de la ONU nos mostró que los compromisos de reducción de emisiones adoptados en el Acuerdo de París no son garantía para contener el calentamiento global. No somos un gran emisor, pero por nuestra gran variedad de ecosistemas, somo muy vulnerables a los efectos contaminantes. La Conferencia de las Partes (COP25) que se realizará en Chile, es una gran oportunidad para que los países adopten metas más ambiciosas, porque formar parte del acuerdo es mucho más que firmar un documento.

Según datos de la Agencia Internacional de Energía (AIE), Chile aporta al fenómeno del calentamiento climático con un 0,25% del total de las emisiones a nivel mundial. En Latinoamérica, se contribuye con un 4,8% de dichas emisiones, situándose por debajo de países como México, Brasil, Argentina y Venezuela. El promedio mundial de emisiones de CO2 por persona alcanzan las 4,5 toneladas, lo cual nos sitúa cercanos al promedio mundial con 4,4 toneladas por habitante, pero muy por debajo del promedio de los países del OECD que alcanzan las 9,9 toneladas por persona.

Nuestra posición geográfica nos permite disfrutar de una alta variedad de ecosistemas, muchas veces únicos en el mundo, esto que es ideal para el Turismo también se convierte en una debilidad en términos adaptativos. Es necesario implementar medidas y comprometer a la sociedad con el resguardo de nuestros ecosistemas naturales.

En diciembre de este año, Chile será sede de la cumbre de Medio Ambiente y cambio climático más relevante a nivel global: la instancia de la ONU en la que representantes de 197 países discuten y generan compromisos para impulsar políticas activas que protejan el planeta. Una gran oportunidad para permear a todos en la importancia de aumentar las acciones de mitigación de los Gases de Efecto Invernadero (GEI).

En este sentido, nuestro país tiene la gran oportunidad de mostrar resultados de su compromiso con esta causa, y a su vez reclamar a las grandes potencias, acciones explícitas y concretas. Somos un país pequeño, pero podemos decir con propiedad que hemos avanzado en materia de mitigación y adaptación. Sin embargo, el esfuerzo no puede recaer solo en nuestras autoridades, el llamado es a empoderarnos como sociedad de las acciones que nos permitan hacer nuestro país cada día más sustentable, a valorar las pequeñas acciones que sumadas pueden producir grandes cambios, y principalmente, a cuidar y valorar nuestros ecosistemas naturales.

Nuestra posición geográfica nos permite disfrutar de una alta variedad de ecosistemas, muchas veces únicos en el mundo, esto que es ideal para el Turismo también se convierte en una debilidad en términos adaptativos. Es necesario implementar medidas y comprometer a la sociedad con el resguardo de nuestros ecosistemas naturales.

Dr. Carlos Esse

Profesor Asociado, Instituto de Estudios del Hábitat (IEH) Coordinador de la Unidad de Cambio Climático y Medio Ambiente (UCCMA) Facultad de Arquitectura y Construcción


Columna publicada enEl Mostrador


Dr. Carlos Esse
Dr. Carlos Esse
Profesor Asociado, Instituto de Estudios del Hábitat (IEH) Coordinador de la Unidad de Cambio Climático y Medio Ambiente (UCCMA) Facultad de Arquitectura y Construcción

1 de julio 2019

Relacionadas

Según datos de la Agencia Internacional de Energía (AIE), Chile aporta al fenómeno del calentamiento climático con un 0,25% del total de las emisiones a nivel mundial. En Latinoamérica, se contribuye con un 4,8% de dichas emisiones, situándose por debajo de países como México, Brasil, Argentina y Venezuela. El promedio mundial de emisiones de CO2 por persona alcanzan las 4,5 toneladas, lo cual nos sitúa cercanos al promedio mundial con 4,4 toneladas por habitante, pero muy por debajo del promedio de los países del OECD que alcanzan las 9,9 toneladas por persona.