¿Cómo y dónde surgió la vida?

Comprender las moléculas y la composición química del universo nos permite inferir acerca de la evolución de una región interestelar y, junto con ello, abrir una ventana hacia el pasado. Buscamos entender cómo moléculas inorgánicas sencillas pudieron dar lugar a otras más complejas (química prebiótica) capaces de evolucionar hasta las primeras células (abiogénesis), impulsando los primeros pasos para el desarrollo de vida en la Tierra. La presencia de estos mismos compuestos en el universo hace posible la hipótesis de que la vida pueda haberse iniciado fuera de nuestro planeta.

Dra. Natalia Inostroza Núcleo Astroquímica y Astrofísica de la Universidad Autónoma de Chile

Estudios realizados en dos tipos diferentes de meteoritos como son el NWA 801 y Murchison, confirmaron la presencia de varias especies químicas esenciales para la vida tales como la ribosa, arabinosa, y xilosa. La relevancia de estos hallazgos se debe a que la ribosa, un azúcar esencial, junto con las bases las bases nitrogenadas: adenina (A), citosina (C), guanina (G) y uracilo (U) conforman el ácido ribonucleico (ARN), que este encargado de transmitir el mensaje de la vida contenido en el ADN y convertirlo en proteínas que nos permiten respirar, pensar, movernos, vivir.  

Por otro lado, trabajos realizados en condritas carbonáceas, que corresponden a otro tipo de meteorito formado por una roca con propiedades catalizadoras, muestran que sus minerales son capaces de sintetizar, en disolución acuosa y en presencia de formamida, compuestos orgánicos claves en la química prebiótica. Hechos que se confirman con la detección de agua en este tipo de sistemas, convirtiéndose así en piezas clave en el origen de la vida en el universo y a la posible ubicuidad de la vida orgánica, incluso en nuestro sistema planetario.  

Así, la química prebiótica parece sustentarse en un pequeño número de moléculas precursoras, hecho que se confirman a través del histórico experimento de Miller- Urey que demostró la capacidad de generar aminoácidos (los constituyentes básicos de las proteínas) a partir de moléculas simples como metano y amoníaco sometidas a descargas eléctricas. Proceso similar al ocurrido en una tierra primitiva donde de esta forma se generaron especies que evolucionaron generando las primeras formas simples, las que luego de millones de años formarían sistemas más evolucionados que se posesionan en la Tierra.

De esta forma, considerando la evidencia científica proveniente de la astroquímica y la astrobiología es que hoy sabemos que los ingredientes de la vida que se han formado desde tres minutos posteriores al Big Bang y que existen en todo nuestro universo conocido, podrían haber llegado a la tierra producto del bombardeo de meteoritos en la antigua Tierra contribuyendo así al origen de la vida con un suministro de componentes básicos. Sin embargo, aún estamos lejos de comprender cómo una química inorgánica sencilla logro formar otras especies más complejas relacionadas con la vida tal y como la conocemos en nuestro planeta. La ciencia sigue trabajando en ello.

Menú
X