Transparencia, Participación y Gobierno Abierto

A 53 días del estallido social del 18 de octubre, hemos visto el resurgimiento y el protagonismo de variadas demandas ciudadanas que se han levantado, no solo ante desigualdades sociales y necesidades básicas, sino también ante una mayor y mejor participación en la toma de decisiones públicas, lo que implica un necesario ejercicio de revisar la forma como interactúan las instituciones con la ciudadanía.

Lo bueno es que, ante este tipo de problemas, ya contamos con un concepto que desde hace más de una década busca precisamente mejorar dicha interacción y aprovechar las acciones de la ciudadanía, la sociedad civil y hasta los privados para alcanzar metas para el bienestar colectivo. En efecto, el concepto de Gobierno Abierto busca hacer énfasis en tres valores primordiales para la convivencia en nuestras sociedades modernas: la transparencia y el acceso a la información pública; la participación ciudadana relevante e incidente; y la rendición de cuentas constante y efectiva; todo ello con la finalidad de romper esquemas de desconfianza y generar colaboración entre sectores.

Pocos lo saben, pero desde el año 2011 Chile hace parte de la Alianza para el Gobierno Abierto, una organización internacional que busca fomentar estos valores en el quehacer público de sus miembros, y justo en este momento se está implementando el cuarto Plan de Acción Nacional (2018-2020). Este tipo de esfuerzos de trabajo intersectorial, con acompañamiento de la sociedad civil y la academia, es un ejemplo de lo que significa una nueva forma de interactuar de los gobiernos frente a la ciudadanía, en una lógica colaborativa y de interacción constante.

Lamentablemente, como es el caso muchos países que hacen parte de este esfuerzo internacional, mucho se queda en la forma y poco se avanza en el fondo. La lógica cerrada, jerárquica y unilateral de los gobiernos tradicionales sigue siendo la norma más que la excepción en nuestra región latinoamericana, y resulta necesario no solo un cambio de normas legales y constitucionales, sino una forma distinta de entender el acto de gobernar, más como una dirección social que como una obligación, donde el respeto se logre por el hacer, y no por el imponer.

Hoy, 09 de diciembre, se celebra el Día Internacional de la Lucha contra la Corrupción, una fecha no menor en el contexto en que, como país, nos enfrentamos hoy día. Qué mejor fecha para recordar que las exigencias ciudadanas van más allá de temas puntuales, y que la ciudadanía sigue demandando un papel central e incidente. No son pocos los retos que se presentan, pues sumado al cambio en la cultura interna de los gobiernos, también implica el fortalecimiento de una sociedad civil interviniente, activa, participativa y enterada del acontecer público, de manera que pueda aportar y podamos todos aprovechar el trabajo en colectivo. Pero si en realidad estamos ante un “despertar” de la ciudadanía, muchas son las oportunidades que vendrán en un futuro próximo, donde más ojos estarán atentos a lo público, cerrando el marco de acción de costumbres patrimonialistas y clientelistas, y generando acciones que apoyan a la confianza, a una mayor representación política y a una sociedad democrática consolidada.

El concepto de Gobierno Abierto busca hacer énfasis en tres valores primordiales para la convivencia en nuestras sociedades modernas: la transparencia y el acceso a la información pública; la participación ciudadana relevante e incidente; y la rendición de cuentas constante y efectiva; todo ello con la finalidad de romper esquemas de desconfianza y generar colaboración entre sectores.

Dr. José Hernández Bonivento

Director del Instituto Chileno de Estudios Municipales, Universidad Autónoma de Chile

Menú
X