Cuento entrega herramientas para prevenir y enfrentar el abuso infantil

Publicado : 24 septiembre 2021

La agresión sexual es un evento que podría pasarle a cualquier niño o niña y es bastante más habitual de lo que se cree, por eso se debe estar preparado ante la solicitud de ayuda ya que aún existen muchos mitos y prejuicios en torno a las víctimas. ¿Qué hacer en caso de ser quién reciba una develación? ¿Cómo propiciar el autocuidado en los niños/as?

En Chile, durante 2018 y 2019 respectivamente, existieron 2.608 y 2.669 causas de agresiones sexuales infantiles denunciadas al Ministerio Público, «sin considerar la cifra negra propia de estos fenómenos, que en este caso fluctúa entre el 70% y el 80%» como señala la guía de acompañamiento del cuento La superniña de las mariposas.  

La obra, disponible para descarga gratuita desde Ediciones Universidad Autónoma de Chile, busca ser una herramienta para la prevención, detección temprana y la respuesta acogedora del adulto protector frente a la develación de agresiones sexuales por parte de niños, niñas y jóvenes.  

«Dirigida a los adultos significativos, quienes, a través de la lectura —idealmente acompañada—, abordan un fenómeno que puede ser difícil y más frecuente de lo que esperamos» comenta una de las autoras, la trabajadora social y docente de la Universidad Autónoma de Chile, Dra. Alejandra Santana.  

El texto aborda elementos fundamentales como la importancia del vínculo en la resignificación, el secreto que impone el agresor, las estrategias de victimización y la necesidad de enfrentar un tema socialmente tabú.  

«Las agresiones sexuales infantiles no son casos aislados por lo que tenemos que ser capaces de hablar de ellas. Generalmente, son cometidas por personas conocidas y en quienes la familia confía. Al ocurrir en un círculo cercano se dificulta la detección» analiza la también trabajadora social y coautora, Luz Cabrera.  

La forma en que se presenta la temática, en cuanto a diagramación, uso de colores y desarrollo de la historia busca motivar al niño o niña a hablar de lo que ocurre, superar los miedos y reconocer que no están solos, que muchos han pasado por la misma experiencia. Además, de instar al fortalecimiento de su autoestima y capacidad para superar situaciones de este tipo.  

La utilización del género del libro álbum permite que tanto el texto como las ilustraciones tengan una fuerte intencionalidad en lo que se quiere comunicar: «La superniña de las mariposas propone un tema complejo desde una mirada acogedora e inclusiva» complementa Alejandra Santana.  

¿Qué medidas se pueden tomar posterior al momento de la develación?

Diversos estudios indican que la primera respuesta de los adultos protectores, en especial de la madre (o figura materna) y su reacción, es un indicador importante para el bienestar del niño, niña o joven.  

La superación de una situación traumática se basa en dos aspectos, por una parte, la terapia psicológica reparatoria específica para agresiones sexuales y, por otra, el desarrollo del proceso judicial, encargado de proteger a los niños/as y administrar justicia.  

Las agresiones sexuales se deben denunciar, esto puede realizarse en la Policía de Investigaciones de Chile, en cualquier Fiscalía o en Carabineros de Chile. A partir de esta denuncia se iniciará una investigación judicial que determinará si el agresor es culpable y cuál será su condena.  

«Es primordial creer en quien hace la denuncia, un elemento clave para validar su relato y emociones. En el momento de recibir una confesión no corresponde expresar la duda o profundizar en detalles explicativos» señala Luz Cabrera.  

Y agrega: «así como no se deben solicitar detalles de los hechos, tampoco es recomendable cuestionar por qué no contó antes o poner en tela de juicio a quién le eligió contar, ya que en este caso podrías culpabilizarlo/a de algo por lo que no es responsable y es libre de contarlo en el momento en que se encuentre preparado/a».  

El saber que él/ella no es culpable es importante para la elaboración y superación de la experiencia abusiva por parte del niño, niña o joven, por tanto, se debe tender a desculpabilizar y a depositar la responsabilidad donde corresponde, es decir, en el agresor, quien ha abusado de la diferencia de edad y de poder respecto del niño, niña o joven, a quien chantajea, amenaza, manipula o gratifica para instalar secretos.  

Aunque el relato está formulado para que se haga en compañía —son dos textos complementarios; el cuento y la guía— aun así, señalan las autoras, la lectura solo puede ser el primer paso para «superar la soledad, la confusión o la vergüenza de develar lo que se está vivenciando, buscando liberar culpas y reconociendo que es doloroso y que también ha sido vivido por otros y otras».  

El mensaje final es que la recuperación siempre es posible y que, al tratarse de una situación delicada, y que además es un delito, es deseable que sean profesionales capacitados quienes encausen la investigación y desarrollen el acompañamiento.

Menú
X