El lenguaje de la ciencia

Publicado: 12 agosto 2021

El uso del mapudungun en una sesión de la Convención Constitucional generó una serie de respuestas desde el mundo político y social. Principalmente el debate gira sobre qué significa la diversidad lingüística y que efectos tiene para la representación de los territorios. En ciencia el uso de las lenguas madres también está en conflicto. A nivel internacional ya se conceptualiza como la dictadura del inglés: el 95% del total de artículos publicados en revistas científicas en 2020 estaba escrito en ese idioma y solo el 1% en español o en portugués.

Dr. Iván Suazo. Vicerrector de Investigación y Doctorados, Universidad Autónoma de Chile

La anglofonización de la investigación trae consigo la imposición de una barrera idiomática que no permite la completa accesibilidad de todos al conocimiento. La hegemonía en la producción y difusión científica crean una nueva brecha entre personas, claramente en desmedro de los más vulnerables de la sociedad. Solo el 16% de los científicos en Chile presentó sus trabajos en español, lo que no se condice con que el 80% de la investigación del país se realiza en universidades y centros, financiados muchas veces por el Estado a través de fondos concursables o inversión directa.
 
Pero el alemán, francés y ruso, que en el pasado se usaron mucho para la publicación de distintas disciplinas científicas, están padeciendo una situación similar: también cuentan con menos del 1% de las publicaciones. El problema no está en nuestra lengua sino en una asimilación a un solo lenguaje. Como señala Ana Paula Laborinho, directora general del Programa Iberoamericano de Bilingüismo y Difusión de la Lengua Portuguesa de la OEI: “escribir ciencia en un idioma es más que eso: es pensar en una representación cultural del mundo”. Limitar el lenguaje también disminuye la diversidad, porque son más que sistemas de comunicación, construyen realidad. El debilitamiento de la lengua significa a largo plazo quizás, que el español o el portugués ya no sirvan para expresar conocimiento científico. Una realidad que debemos enfrentar ya.
 
Columna publicada en La Tercera.
Menú
X