Esterilizador de aire para eliminar virus respiratorios: una simbiosis entre academia e industria

«En pruebas de laboratorio la luz ultravioleta elimina en 1 segundo el 90% de metapneumovirus humano (hMPV), 95% de virus respiratorio sincicial (VRS) y en 5 segundos ambos virus están inactivados en un 99%» señala el Dr. Nicolás Cifuentes, virólogo de la Universidad Autónoma de Chile, quien está realizando estudios para comprobar la eficiencia de pasar aire por luz ultravioleta.

La radiación electromagnética, que incluye ondas de radio, luz visible y rayos X, se mide en nanómetros o millonésimas de milímetro. Un cabello humano promedio tiene aproximadamente 60.000 nanómetros de espesor.  

La irradiación ultravioleta (UV) consta de longitudes de onda entre 100 y 400 nanómetros, que se encuentra un poco más allá de la porción violeta del espectro de luz visible y son invisibles para el ojo humano.  

Se divide en tres rangos: UVA (de onda larga), UVB (de onda media) y UVC (de onda corta), que son 315-400 nanómetros, 280-315 nanómetros y 200-280 nanómetros, respectivamente. La UV del tipo C puede destruir el material genético (ADN ó ARN) de microorganismos, por lo que tiene efecto germicida.  

Esta luz es invisible, pero poderosa: los virus, las bacterias y otros gérmenes se eliminan en segundos si son irradiados con ella. La radiación daña su genoma y evita que los patógenos puedan seguirse multiplicando.  

Este conocimiento sobre UVC no es nuevo: la radiación se ha utilizado durante décadas, por ejemplo, para desinfectar el agua potable y de baño. Las superficies de ambulancias y cintas transportadoras industriales también se limpian con lámparas UVC.  

Es altamente penetrante, por lo que puede causar cáncer a la piel y problemas oculares si las personas se exponen a ella por largos períodos de tiempo. «La pregunta es cuál es la mejor manera de aprovecharla para combatir la propagación del virus y proteger la salud humana cuando las personas trabajan, se transportan, estudian y compran en interiores» explica el virólogo de la Universidad Autónoma de Chile, Dr. Nicolás Cifuentes.  

En una inédita simbiosis entre la industria y la academia, el investigador se encuentra estudiando la efectividad de un purificador de aire que aplica tecnología de radiación UV-C para eliminar contaminantes químicos y biológicos.  

El equipo fue diseñado en Chile, mueve grandes cantidades de aire atrayendo a él partículas en suspensión, incluyendo aerosoles contaminados con virus. Por medio de distintas barreras de filtrado (filtros desechables G4, y filtros de carbón activado) se eliminan residuos y olores.  

Al llegar el aire al núcleo del equipo, se expone el 100% a un alto nivel de radiación UV-C de una longitud de onda de 254nm en 365°, a una muy corta distancia  

«Este tipo de radiación no deja residuos y se necesita una dosis muy baja de luz ultravioleta en este rango germicida para inactivar un patógeno. Los estudios que hemos realizado muestran una gran eficiencia en la inactivación de virus respiratorios, como el VRS y hMPV, y a futuro esperamos concretar pruebas utilizando el SARS-CoV-2» explica el Dr. Nicolás Cifuentes.  

Cada vez hay más pruebas de que el uso de la UV-C puede ser eficaz en la práctica, aunque todavía hay que elaborar directrices de aplicación más específicas y procedimientos de prueba estándar.

Menú
X