Desierto florido

Publicado: 05 octubre 2021

El desierto de Atacama es uno de los lugares más áridos del planeta. Las pocas precipitaciones generan la interacción de la flora nativa con la microbiota del suelo, permitiendo a miles de flores de al menos 200 especies tapizar los suelos. Espectáculo natural que quiere ser replicado artificialmente mediante sistema de regadío automático. Un plan piloto “pequeño” dicen -tres hectáreas de las 400 que contempla el desierto florido- una milésima parte señalan, para ver cómo reaccionan las flores a las condiciones desérticas y así, ese conocimiento extrapolarlo a la agricultura.

Dr. Francisco Correa Instituto Iberoamericano de Desarrollo Sostenible de la Universidad Autónoma de Chile

Quienes apoyan el proyecto lo fundamentan en la idea de hacer un estudio científico para ver cuáles son las propiedades medicinales que tienen las flores. No hay evidencia científica que sustente una intervención de este tipo. Actualmente en todo el mundo hay muchos científicos trabajando en estas líneas de investigación sin intervenir ningún ecosistema real. La explicación, por lo tanto, solo tiene un sustento económico, basado en las futuras ganancias provenientes del turismo.  
 
La modificación de todo tipo de ecosistema natural genera efectos que son, muchas veces, irreversibles. Regar un desierto, en términos muy simples, tiene el mismo efecto que secar un humedal, se estaría modificando completamente un ecosistema que está adaptado a un régimen que requiere de eventos de lluvia cortos e infrecuentes para aumentar los niveles de humedad del suelo. Esta dinámica regula el patrón de productividad de la biota del desierto, generando que las semillas, rizomas y bulbos que están en estado de latencia en el suelo emerjan y se presente este fenómeno.  
 
El proyecto, que presentó el Ministerio de Agricultura, solo traerá costos ecológicos: se alterarán los ciclos de reproducción y desarrollo de especies vegetales caracterizadas por una gran diversidad, pero de vida corta, que sustentan sensibles redes tróficas compuestas por bacterias, insectos, roedores, aves, carnívoros, aves rapaces y afectarán un patrimonio biológico único en el mundo.

 

Carta publicada en El Mostrador.

Menú
X