Confianza

Publicado: 29 junio 2021

Francia endureció las restricciones para los no vacunados, mientras que el presidente Macron señaló «esta vez se quedan ustedes en casa, no nosotros», refiriéndose a los antivacunas. No se trata de una diferencia de opiniones entre promotores de la salud pública y los defensores de la libertad individual, se trata del bien superior de la comunidad. La vacuna es un acto de solidaridad, no solamente una opción individual: hay que educar en el tema y rechazar la difusión de información errónea, que abunda en redes sociales.

Dr. Iván Suazo. Vicerrector de Investigación y Doctorados, Universidad Autónoma de Chile

No podemos obligar a la gente a vacunarse, por lo que debemos ser capaces de disminuir el desajuste entre las percepciones humanas y la evidencia científica. Un 35% de quienes no se han vacunado -según una encuesta realizada en Chile por la Universidad Autónoma- señala que no lo hace porque se siente «muy o bastante preocupado» por los posibles efectos secundarios. Luego de la aplicación de millones de vacunas en el mundo podemos afirmar que los beneficios que se obtienen son infinitamente superiores a los posibles efectos por recibirla.
 
Un gran porcentaje de quienes tienen dudas no están en contra de las vacunas, por lo que se hace indispensable adaptar las actuales y futuras estrategias de vacunación a la información existente: considerar las diferencias específicas de la población, las diversidades y determinaciones sociales.
 
Carta publicada en Diario El Sur, El Diario de Atacama y La Segunda.
Menú
X