Estudio de la anatomía humana a partir de cuerpos plastinados

El Centro de Comunicación de las Ciencias de la Universidad Autónoma de Chile presentó un atlas único en su especie, el que está compuesto por 81 imágenes de un cuerpo humano plastinado y laminado. Es decir, las fotografías presentadas son reales y de gran calidad, un aporte para quienes estudian anatomía.  

El cuerpo humano posee aproximadamente un 60% de agua, lo que permite que se pueda desarrollar la vida y todos nuestros procesos metabólicos, pero también el desarrollo del proceso de descomposición.  

Desde los inicios en el estudio de la anatomía han existido dificultades en el uso de material cadavérico, debido a la poca disponibilidad de muestras o a la falla en los procesos de conservación para mantenerlos por una mayor cantidad de tiempo.  

La plastinación permite superar esta situación, al ser un proceso que reemplaza la presencia de los fluidos en el cuerpo por otros materiales, tales como silicona y resina, lo que evita que se deshidrate, se hace más flexible en su manipulación y no presenta olor.  

Esta técnica que representa «una verdadera revolución en los procesos de conservación de piezas cadavéricas, dado que permite la observación, análisis, reflexión y manipulación de los distintos órganos y estructuras» plantea el Atlas de Anatomía Topográfica a través de plastinación laminar, libro recientemente publicado y disponible online para descarga gratuita.  

«Una de las principales riquezas que nos entrega el estudio anatómico a partir de modelos plastinados es que es posible evidenciar la individualidad de cada cuerpo y sus variaciones anatómicas, lo que conlleva a la observación del cadáver desde una perspectiva mucho más real» señala uno de los autores, Francisco Javier Pérez, director del Grupo de Investigación MEXPA de la Universidad Autónoma de Chile sede Talca  

«Este atlas sirve de transición entre la observación anatómica y radiológica que muchas veces dificulta al estudiante, al presentarse invertida en imagenología médica. Es un texto muy útil para anatomistas, estudiantes de las ciencias de la salud, radiólogos y estudiantes de radiología» complementa el autor.  

El texto contiene 7 capítulos, con un total de 81 fotografías de cabeza, tórax, abdomen, pelvis, miembro superior, miembro inferior y un cuerpo humano completo en cortes coronales, este último, contribuye a dar un contexto más global a la obra.  

«Permite que el estudiante de anatomía transite paulatinamente en la observación de cortes anatómicos con los términos de relación y dirección desde superior, permitiendo la posibilidad de hacer comparaciones con exámenes imagenológicos y establecer similitudes o diferencias respecto a ambos métodos» complementa Francisco Javier Pérez.  

El cuerpo fotografiado fue plastinado mediante técnica de inclusión en resina, sometido previamente a fijación y tinción, para ser procesado en cortes rígidos de aproximadamente 3 mm de grosor.  

«El uso de materiales como la silicona, ha permitido tener muestras flexibles que recuperan su forma original y junto con el uso de resinas, a través de la técnica anatómica llamada inclusión, contribuye a la confección de piezas más delgadas (laminadas), que enriquecen el estudio topográfico y detallado de una región de estudio específica» detallan los autores.  

Respecto al uso de resinas epóxicas, éstas son utilizadas fundamentalmente en cortes horizontales ya que permiten una mejor visión de la tridimensionalidad de la muestra y «una excelente visualización de estructuras diminutas, como algunos elementos vasculares y nerviosos que presentan el mayor patrimonio de esta obra» se plantea.  

En cada capítulo se describen conceptos introductorios que facilitan la orientación e interpretación de cada una de las distintas regiones presentadas. «Se puede utilizar como complemento a los cursos de anatomía descriptiva, topográfica, quirúrgica, imagenológica y adicionalmente en cursos de especialidades médicas» señalan los autores.  

¿Qué se puede apreciar?

Dependiendo de la densidad y características, las estructuras anatómicas adquieren una tonalidad específica que van desde el negro (alta densidad), pasando por distintas gamas de naranjos y amarillos, hasta llegar a la transparencia (espacios anatómicos).  

Dado lo anterior, las estructuras óseas más densas como las corticales, se observan de un tono más oscuro y aquellas menos densas como el hueso esponjoso, se apreciarán de un tono más claro.  

El tejido glandular se observa marrón, el muscular anaranjado e incluso se pueden diferenciar sus fibras. Respecto a los tejidos vasculares es importante destacar que las venas se observan con sangre en el lumen, a diferencia de las arterias que se ven vacías y con paredes densas.  

Los nervios se distinguen fácilmente por su densidad y color amarillo oscuro y en algunas láminas de mayor detalle en donde el corte es transversal al nervio, incluso es posible diferenciar las fibras nerviosas.  

Tal como se comenta en la contratapa, este Atlas es único en su tipo y su riqueza radica en la aplicación de la Terminología Anatómica Internacional, especificidad, secuencialidad y realidad de sus imágenes. Es un instrumento de soporte que ayuda a los estudiantes a transferir información anatómica desde los clásicos atlas de esquemas y dibujos hacia el cadáver y la imagenología médica.

Menú
X