Representación de células fluorescentes. Gentileza: Pixabay.

“Podemos saber con anticipación si el paciente va a responder a la quimioterapia”

Desde Temuco, el investigador de la Universidad Autónoma de Chile, Dr. Ismael Riquelme Contreras, busca identificar nuevos mecanismos moleculares implicados en la resistencia a quimioterapia que suelen desarrollarse en pacientes con cáncer gástrico.

  
Mariángel Calderón

27 de November 2018

La búsqueda de una cura contra el cáncer es una de las pesquisas más relevantes del siglo XXI. En todo el mundo, miles de científicos e investigadores han dedicado su trabajo a buscar maneras para mejorar la calidad de vida de los pacientes. Uno de ellos es el investigador FONDECYT de postdoctorado y académico de la Universidad Autónoma de Chile, Dr. Ismael Riquelme Contreras, quien asegura que es muy complejo desarrollar un solo método para tratar esta patología.

“Yo no me atrevería a decir que va a haber una sola cura, yo creo que va a haber un grupo de curas, complementarias todas, para distintos tipos de cánceres”, indica el académico, cuya línea de investigación está enfocada en los pacientes con cáncer gástrico. El Dr. Riquelme se basa en el conocimiento de que un tumor posee diversas poblaciones de células, unas muy distintas de otras, y que cada una de estas células debería ser tratada de manera diferente. Además, en ese contexto, asegura que “se pueden lograr pequeños avances, pequeñas ayudas para mejorar, primeramente la sobrevida y, luego, hacer también más llevadera la enfermedad para el paciente”.



FOTO_ismael-riquelme
El Dr. Ismael Riquelme se encuentra liderando un Fondecyt que busca identificar la resistencia que puede poseer un paciente de cáncer
gástrico a la quimioterapia. Fotografía: Isidora Sesnic.

En ese sentido, el Dr. Riquelme inició una investigación postdoctoral que tiene como objetivo utilizar técnicas de secuenciación de RNA de última generación (RNAseq) para dilucidar qué moléculas marcadoras pueden anticipar mejor si los pacientes responderán o no a ciertos tratamientos basados en drogas platino y fluoropirimidinas, con el fin de ahorrar tiempo en el tratamiento y mejorar la experiencia de vida de los pacientes que padecen cáncer de estómago.  En el marco del proyecto FONDECYT (N°3170826), indaga acerca de la resistencia a quimioterapia que estos pacientes puedan desarrollar: “Lo que yo estoy haciendo en mi proyecto, actualmente, es buscar perfiles de expresión de estos RNAs largos no codificantes (lncRNAs) que me permitan tener marcadores sobre qué pacientes van a resistir la terapia y para qué pacientes realmente la terapia va a ser efectiva”, asegura el Dr. Riquelme.

 


[Escucha el audio]
"Yo no me atrevería a decir que va a haber una cura, yo creo que va a haber un grupo de curas, complementarias todas, para distintos tipos de cánceres"


- ¿Qué son los RNAs largos no codificantes?
Es conocido a nivel celular que los genes contenidos en el DNA se transcriben a un RNA de tipo mensajero con el fin de ser, luego, traducidos a proteína en los ribosomas. Estas proteínas son responsables de variadas e importantes funciones biológicas tanto dentro como fuera de la célula.  Sin embargo, no todos los RNAs transcritos desde una secuencia de DNA serán traducidos a proteínas. En este caso, los RNAs largos no codificantes (lncRNAs) se definen como RNAs con una longitud mayor a 200 pares de bases y que no son traducidos para formar una proteína, sino que ejercen una acción a diversos niveles dentro de la célula. Por ejemplo, pueden promover o bloquear la síntesis de otros RNAs (control transcripcional); pueden fomentar o inhibir la síntesis de proteínas (control traduccional) o unirse a otras moléculas (DNA, otros RNAs y proteínas) para ejecutar funciones definidas de regulación dentro de la célula.  Se piensa que el genoma humano puede albergar alrededor de 15 mil lncRNAs, aunque solo una fracción de estos se expresan en un tipo de célula definida. Por esta razón, los lncRNAs han sido propuestos recientemente como posibles marcadores de diagnóstico, como potenciales dianas terapéuticas y como reguladores de la quimioresistencia.


FOTO OK_ismael-riquelme_cancer
Imagen representativa de las funciones de los lncRNAs en la células. Gentileza: Dr. Ismael Riquelme.


Biomarcadores como guías para tratamientos

Según el Dr. Riquelme, “un biomarcador es una molécula, de cualquier tipo, que nos permite diagnosticar una enfermedad o también pronosticar cómo sería esta enfermedad más adelante. En el caso de mi proyecto, busco saber cuáles RNAs largos no codificantes (lncRNAs) sirven como biomarcadores para definir si trato o no [al paciente] con ciertos medicamentos o si es necesario cambiar el esquema de drogas porque es probable que el paciente no responda a ese tratamiento inicial. En este sentido, estas moléculas de lncRNAs pueden ser marcadores de pronóstico, que te permite definir qué pacientes tienen mejor sobrevida, o pueden ser marcadores terapéutico, en el caso que te permita elegir la terapia que más te convenga”.


[Escucha el audio]
"Lo que yo estoy haciendo en mi proyecto actualmente es buscar perfiles de expresión de estos RNAs largos no codificantes (lncRNAs) y que me permitan tener marcadores de qué pacientes van a resistir la terapia..."


El estudio liderado por el Dr. Riquelme busca, además, elaborar un perfil que le permita a los médicos identificar la factibilidad de realizar quimioterapia en los pacientes con cáncer gástrico. “Si nosotros tenemos un perfil de expresión de esto, podemos saber con anticipación si el paciente va a responder a la quimioterapia. Sería bastante beneficioso para que así no se pierda tiempo, porque muchas veces el tiempo en los pacientes es clave y cuando nos damos cuenta tarde que la terapia simplemente no funciona, es cuando existe una alta mortalidad”, indica.

Según el Registro de evaluación de tratamiento de cáncer gástrico en Chile (REGA TE), esta patología ocupa el primer lugar en el ranking de mortalidad producida por tumores malignos en nuestro país. De hecho, en Chile, mueren al año 3.200 personas debido a esta enfermedad y la región de La Araucanía lidera el listado de localidades con mayor mortalidad producto de esta patología.

 

[Escucha el audio]
"Si nosotros tenemos un perfil de expresión de esto, podemos saber con anticipación si el paciente va o no a responder a la terapia, sería bastante beneficioso para que así no se pierda tiempo, porque muchas veces el tiempo en los pacientes es clave y cuando nos damos cuenta tarde, que la terapia simplemente no funciona, es cuando hay alta mortalidad..."


En ese sentido, la investigación propuesta por el Dr. Riquelme surge como una respuesta a la alta mortalidad que posee el cáncer gástrico y a las falencias que hay al momento de diagnosticarlo y de escoger un tratamiento adecuado. “Uno se contacta con gente con historias sumamente tristes, que llegan tarde al diagnóstico, llegan tarde a recibir un tratamiento y cuando por fin reciben el tratamiento, estos pacientes son resistentes”, indica el investigador.

El Dr. Riquelme asegura, además, que su motivación para poner en marcha la búsqueda de biomarcadores que detecten la viabilidad de la quimioterapia en pacientes con cáncer gástrico tiene relación con sumar una alternativa para enfrentar el tratamiento de esta patología: “Afortunadamente, los tratamientos han mejorado bastante, pero faltan muchas cosas que hacer en políticas públicas en salud. Por ejemplo, abrirse un poquito más a nuevos esquemas de tratamiento. Ahora, está muy en boga lo que es la inmunoterapia y nos estamos dando cuenta que el gobierno de Chile no se está fijando mucho a comprar ese tipo de drogas por lo caro que salen (...) Quizás hay que hacer un poquito de ruido, de que no todos los tratamientos funcionan de igual forma para todos los pacientes, que debemos basarnos más en un tratamiento más personalizado”, explica.

La investigación FONDECYT postdoctoral del Dr. Ismael Riquelme tiene una duración de tres años y comenzó en 2017.

nada

27 de November 2018

Relacionadas

Desde Temuco, el investigador de la Universidad Autónoma de Chile, Dr. Ismael Riquelme Contreras, busca identificar nuevos mecanismos moleculares implicados en la resistencia a quimioterapia que suelen desarrollarse en pacientes con cáncer gástrico.