desastres
Máster en Investigación y Gestión de Emergencia y Desastre

Cambio de paradigma en la intervención de desastre: de la respuesta al desastre a la gestión del riesgo de desastre

«La gente cuando piensa en desastres suele pensar generalmente en aquellos de tipo agudo, que ocurren rápidamente y que finalizan con la misma rapidez. Sin embargo, hay muchos tipos de desastres que no son agudos, que son crónicos y que afectan a muchos países de una manera sostenida en el tiempo. Estos son precisamente los que tienen un mayor impacto a medio y largo plazo» analiza el Dr. Pedro Arcos González, profesor del Departamento de Medicina de la Universidad de Oviedo y coordinador del Máster en Investigación y Gestión de Emergencia y Desastre de la Universidad Autónoma de Chile.

  
María Paz Ilabaca

Reportaje María Paz Ilabaca

29 de November 2019

Existen estándares de intervención para las emergencias y, en la medida de lo posible, deben utilizarse. Se ha avanzado mucho a nivel internacional en investigación operativa de desastres, para el Dr. Pedro Arcos González, profesor del Departamento de Medicina de la Universidad de Oviedo, es importante que se evalúen las distintas intervenciones para compartir conocimiento y evidencia sobre qué funciona o no en caso de desastres.

¿Qué tipos de desastre existen y cómo se definen?
Hay varias definiciones de lo que es un desastre. Una generalmente aceptada es la de la Estrategia Internacional de Naciones Unidas para la Reeducción de Desastres (EIRD). Otras definiciuones dependen de cada base de datos de desastres. Nosotros como centro participamos directamente en EM-DAT, The international disasters database, ubicado en Bruselas (CRED), que es una base de datos global con todos los desastres que van ocurriendo. Hay una definición y clasificación establecida, es pública y está disponible en la web del CRED.

Dentro de los desastres naturales básicamente están los de tipo geológico; como terremotos, tsunamis, deslizamientos, volcanes, entre otros. Y también los hidrometeorológicos, como inundaciones, tormentas, situaciones de desertificación y sequía.

En el grupo de los desastres tecnológicos se incluyen todos los accidentes industriales: escapes químicos, accidentes nucleares, etc. También están los que llamamos accidentes de tránsito, es decir aéreo, terrestre y marítimo.

Hay un tercer gran grupo relacionado con la acción humana. Son desastres donde hay un componente de violencia o de inseguridad, como los episodios terroristas o las llamadas emergencias complejas.

Esa es la clasificación que internacionalmente se utiliza. Dentro de cada uno de estos grupos hay subtipos, y cada subtipo tiene su propia definición.

¿Cómo afecta el cambio climático?
El perfil de desastres a nivel global está cambiando. Hay una serie de desastres que tienen que ver con cambio climático y estos son ahora más frecuentes y de mayor intensidad. Está afectando prácticamente a casi todas las regiones y países. Es un tema muy relevante, porque los desastres tienen impacto directo sobre la capacidad de desarrollo de los países. Cuando ocurre un desastre no solo se pierden recursos como infraestructura, sino que se vuelve atrás en la capacidad de desarrollo, es muy difícil conseguir financiamiento para restaurar. Por lo tanto, ese impacto no es solo inmediato, sino que persiste.

¿Cómo se aborda la prevención?
Hay un cambio de paradigma en el mundo de los desastres. Hace veinte años casi todos los esfuerzos estaban centrados en responder al desastre, lo que se intentaba era mejorar la respuesta. La última revisión de la Estrategia internacional de Naciones Unidas para la reducción de desastres, que se realizó en Sendai, Japón, cambió el modelo: desde la respuesta a un modelo que trata de gestionar el riesgo del desastre. Es completamente distinto: responder al desastre es actuar solo durante la fase de respuesta, gestionar el riesgo implica actuar también de manera importante antes y después del desastre.

Gestionar el riesgo significa que tienes que hacer más cosas antes, en términos de prevención, preparación y luego recuperación. Esa rehabilitación se hace teniendo en consideración los riesgos. Por ejemplo, si recuperas una estructura de la misma manera en la que estaba, seguramente volverá a caer en el siguiente episodio. Hay muchos desastres que son cíclicos, sabes que tienes un episodio de cierta intensidad cada cierto tiempo.

Por ejemplo, para los terremotos hay dos elementos claves: controlar la planificación del territorio, los usos que se hacen de la tierra principalmente donde construir o no, medir el riesgo. Y luego las condiciones de edificación aplicando temas regulatorios. Para el tema legal además debes ser capaz de vigilar que se cumpla esa ley. Hay países que tienen regulación antisísmica pero luego no hay supervisión de esa legislación.

nada

María Paz Ilabaca
Reportaje María Paz Ilabaca

29 de November 2019

Relacionadas