amber_case
Amber Case presentando en congreso futuro 2019, en el ex congreso nacional en Santiago de Chile

Hay que mostrarles a los niños que hay más que apretar una pantalla y obtener algo de inmediato

En una sociedad hiperconectada, y dependiente de la tecnología de avanzada, y acostumbrada a la inmediatez de las respuestas, debemos repensar la importancia de los proyectos a largo plazo y no sobrevalorar nuestra vida virtual por sobre la real.

  
Dr. Juan Carlos Beamin

Reportaje Dr. Juan Carlos Beamin

30 de August 2019

Amber Case, nacida en Oregon, Estados Unidos, es socióloga de profesión, pero es más conocida como una antropóloga cyborg ¿A qué se refiere esta denominación?

La imagen de un cyborg que tenemos en la mente depende de la generación a la que pertenecemos, puede que imaginemos a Terminator, o IronMan, o algún otro ser sacado de un videojuego, pero Amber Case que se dedica a estudiar la interrelación hombre-máquina nos cuenta que ya todos somos cyborgs, puesto que un cyborg es un humano que interactúa con la tecnología, el hecho que tengamos una extensión física o mental con la tecnología sería suficiente para lograr esta denominación  sin ser necesario contar con implantes como los que vemos en las películas o series.

Vivimos hiperconectados y llegamos al punto de depender de la tecnología, esto difícilmente se cuestiona hoy en día pero ¿Qué consecuencias traerá esto? ¿Es bueno o malo? ¿Qué cambios ya han pasado debido a la tecnología? conversamos de estos y otros temas junto a Amber Case en la pasada edición de congreso futuro

AmberCase_190

¿Cómo le explicas a un niño o un joven que la tecnología no debería tener toda su atención?

“A los niños no se lo explicas, se lo tienes que mostrar. Mostrarles que hay más que apretar una pantalla para obtener algo de forma inmediata. Está demostrado que mientras más trabajamos para conseguir algo, más lo valoramos, mientras que lo que conseguimos de manera rápida apretando botones no lo valoramos de la misma forma”

Mientras nos sigue hablando dice a modo de recomendación que hagamos que nuestros niños y niñas jueguen al aire libre o que hagan cosas con sus manos ojalá un proyecto a largo plazo es lo mejor que pueden hacer, nos dice, para mostrarles el placer de lograr cosas difíciles y de ir más profundo que las cosas superficiales o inmediatas.

¿A qué te refieres con proyectos a largo plazo?

“Como tocar instrumentos musicales, o dibujar, cuando otros niños ven lo que haces dicen ‘WOOW’ esto es genial, y eso impacta de forma positiva su lado social… Además, pueden desarrollar su ambiente interno, su yo interno, que los protege del aislamiento social y de caer en las adicciones como a los videojuegos”

 

La investigadora nos cuenta como también afecta el estar superconectados y las repercusiones en las relaciones familiares, como ejemplo menciona el caso de familias con padres separados, donde una casa se puede considerar como “super electrónica” mientras que la otra no, y los niños/as más tarde en la vida usualmente aprecian menos la casa más tecnológica, porque no lograron establecer conexiones significativas con sus padres y se quejan de porque no pusieron límites para estar conectados tanto tiempo

 

¿Compartes la opinión de que las redes sociales hacen nuestras vidas mejores y más felices?

“¡Las redes sociales ganan dinero haciendo enojar a la gente! Ganan por que la gente diga que no le gusta algo que incluso a veces son noticias falsas (fake news)” agrega luego que “esas respuestas negativas generan peleas y división, tanto de clases sociales, como de raza y género, hace que nos olvidemos que todos estamos conectados y que finalmente disfrutamos de las mismas cosas, ya que no hay diferencias sustanciales entre los seres humanos.”

Las redes tienen esa habilidad de dividir y conectar, porque nos dan esa sensación de tener un propósito y ser parte de algo mayor. Pero en realidad el objetivo de estas empresas es generar mayores ganancias y no que tengamos tiempo de calidad entre nosotros.

 

Hoy nuestro celular es una parte más de nosotros ¿Crees que debemos respetar la privacidad y mantenerlos fuera de nuestras habitaciones por ejemplo?

“Personalmente no creo que debiéramos tenerlos en nuestra pieza, pero es muy difícil de lograr, algunos escuchan podcasts, algunos necesitan ‘ruido blanco’ para evitar escuchar lo que hablan los vecinos, porque vivimos en sitios pequeños y con mucha gente.”

Es necesario dejar los aparatos electrónicos a un lado, nos cuenta, ya que al estar todo el tiempo interactuando con la misma interfaz, los mismos colores, y fondos repetitivos, nuestro cerebro se duerme, es como si estuviéramos con el protector de pantalla activado.

En cambio cuando sales a caminar, ves la naturaleza y la “interfaz” es impredecible, eso es muy bueno para la mente, es estimulante, es posible que nos resguarde del Alzheimer y enfermedades parecidas. Por eso cuando uses mucho el celular o el computador es bueno salir cada hora y tomar un respiro. El problema no es de la tecnología sino con el uso que le damos y en como nos convertimos en adictos

 

Antes de finalizar nuestra conversación surgió una última pregunta más relacionado en cómo se logra estudiar estos fenómenos

¿Qué métodos usas como antropóloga , cómo miden y analizan el impacto de la tecnología?

Amber nos cuenta que su fuerte no es el estudio cuantitativo y el uso de grandes bases de datos, tal como expuso en su charla, su fuerte esta en el análisis cualitativo y en el de poner en contexto los datos. Se refiere a uno de sus libros favoritos “qualitative research methods” (método de investigación cualitativos).

Entender por ejemplo porque usamos nuestros celulares mientras estamos en un mall, un aeropuerto o atascados en el transporte público o en el auto, requiere usar filosofía teoría social, y  concluyes que es porque queremos reconectarnos con la gente, nuestra sociedad industrial nos ha privado de esa dimensión más humana.

Mi investigación actualmente está también ligada a la historia de la ciencia, en conjunto con la antropología. Estoy interesada en las historias y la narrativa detrás de las cosas, como por ejemplo nació la idea de la realidad aumentada, o como alguien se le ocurrió la idea de un “mouse” o porqué algunas funcionan bien y otras no como por ejemplo el Betamax versus el VHS, como una decisión de compatibilidad puede hacer fracasar un producto. Mi interés es ver los detalles y ver como se repiten los patrones con distintos productos y proyectos, con tantos artículos y proyectos podemos ver estas repeticiones de éxito y fracaso cíclico, entonces estudiando el pasado puedes ayudar al desarrollo de nuevas ideas o nuevos productos estudiando los ejemplos del pasado, por esto también es que la llaman antropóloga cyborg.

nada

Dr. Juan Carlos Beamin
Reportaje Dr. Juan Carlos Beamin

30 de August 2019

Relacionadas