COVID-19: Protección respiratoria eficaz

La enfermedad por coronavirus 2019 (COVID ? 19) es una infección viral transmitida por propagación de gotitas respiratorias y causada por el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2). Los últimos hallazgos biológicos sobre la entrada viral en el tejido humano sugieren que el mecanismo de transmisión principal no es a través de aerosoles finos sino gotas grandes y, por lo tanto, se recomienda el uso de cualquier barrera física -como máscaras- para reducir sustancialmente la propagación del virus (Sui Huang. Institute of Systems Biology).

Militzen Tapia Wittcke Matrona docente de la Carrera de Obstetricia y Puericultura, Universidad Autónoma de Chile

La guía de los CDC (Centers of Disease Control and Prevention) señala que personal sanitario debe usar respiradores con filtrado desechable N95 o superior aprobados por Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH) para la atención de pacientes que se sabe o sospecha que tienen COVID-19. Este suministro crítico está reservado para los trabajadores de la salud y miembros del personal médico.

En general, están diseñados para un sólo uso antes de su eliminación. Dada la situación actual de pandemia diversos autores están buscando métodos para su descontaminación, concluyeron que VHP peróxido de hidrógeno fue el más efectivo, al no detectar el virus después de sólo un tratamiento de 10 minutos. Los rayos UV y el calor seco fueron procedimientos de descontaminación aceptables, siempre que se apliquen durante al menos 60 minutos (Robert Fischer, Assessment of decontamination and reuse of the N95 respirador for SARS-CoV-2), estudio con evidencia limitada.

Por otro lado, las cubiertas de tela para la cara son para uso en entornos públicos donde sea difícil mantener otras medidas de distanciamiento social, especialmente en áreas de transmisión significativa en la comunidad. Las confeccionadas con artículos del hogar o hechas en casa a partir de materiales comunes de bajo costo, pueden usarse como medida adicional y voluntaria de salud pública. No se deberían usar en niños menores de 2 años ni en personas con problemas respiratorios o que estén inconscientes, incapacitadas o no sean capaces de quitárselas sin ayuda. Tampoco se recomiendan aquellas elaboradas con gasa o algodón.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera el manejo de las mascarillas como fundamental, pero refuerza el uso eficaz para evitar que aumente el riesgo de transmisión asociado al uso y la eliminación incorrecta. Que cubra la boca y la nariz y anudarla firmemente para que no haya espacios de separación con la cara, además de no tocarla mientras se lleve puesta.

Por el momento no existe un tratamiento o una vacuna efectiva para el COVID-19, por lo que se necesitan otras formas de ralentizar -controlar- su propagación, el uso de protección respiratoria eficaz es una de las medidas. Es importante, acompañarla siempre de una combinación de estrategias preventivas cotidianas como lavado de manos, mantener la distancia y aislamiento social.

 

Menu
X