Hidrógeno verde piedra angular del futuro energético

Chile posee un potencial renovable que se equipara con las reservas de petróleo de Arabia Saudita, pero para hacer gestionables estas energías debemos determinar una adecuada estrategia para almacenarla. Una solución técnicamente factible, económicamente viable y socio-ambientalmente benigna es la producción de hidrógeno verde. El futuro energético debe sustentarse en tecnologías de bajas emisiones, producción a costos competitivos, siendo ésta inclusiva y resiliente.

Dr. Lorenzo Reyes-Bozo Director de Ingeniería Civil Química, Universidad Autónoma de Chile

Los principales desafíos y oportunidades que tiene Chile para desarrollar una economía del hidrógeno, considera los siguientes elementos claves: Conocimiento tecnológico; avanzar en estándares y regulaciones aplicadas a toda la cadena de valor de la producción; atraer inversiones que permitan desarrollar el potencial renovable del país, usando el hidrógeno verde como vector energético clave para el almacenamiento, distribución y uso de la energía; transformarlo en una alternativa real para sectores claves en el país, por ejemplo, en aplicaciones en la industria minera y otros sectores productivos que tengan impacto en el PIB nacional; y, el desarrollo de capacidades técnicas asociadas al uso, desarrollo y aplicación de nuevas tecnologías, procesos y certificaciones necesarias para la generación de hidrógeno verde.

Estudios realizados en la Universidad Autónoma de Chile analizaron distintas aplicaciones. Se realizaron evaluaciones técnicas y económicas para plantas centralizadas de producción de hidrógeno en la industria del transporte, en minería subterránea usándolo como combustible, para la producción de amoniaco verde y exportar esta energía a Japón, en la industria ferroviaria, entre otras.

Nuestro país, cuenta con la materia prima necesaria, pero ello no es suficiente para desarrollar la economía del hidrógeno, que nos permita descarbonizar nuestra matriz energética, independizarnos del petróleo y, finalmente, transformar a Chile en un exportar de energía verde y renovable. Se requiere de políticas públicas apropiadas, el aporte de la empresa privada y la contribución científica de las universidades. Con la triada, Estado-Empresa-Universidad, podremos explotar el potencial renovable de energía, transformando a Chile en el líder mundial.

Menu
X