Uso de nanotecnología para combatir la Salmonella

La nanotecnología se dedica al diseño y manipulación de la materia a nivel de átomos o moléculas con diversos fines. «Tiene muchos usos médicos, pero una de las áreas donde más se ha aplicado es para el transporte de fármacos, ya que debido al tamaño de las nanopartículas y su gran superficie de contacto aumentan la solubilidad y estabilidad, favoreciendo la llegada a sus sitios blanco, aumentado así la efectividad» analiza la investigadora de la Universidad Autónoma de Chile, Marlén Barreto.

Salmonella enterica crecida en agar rojo congo, morfotipo RDAR (productora de celulosa y fimbrias) indicador de producción de biopelículas

La infección por Salmonella (salmonelosis) es una enfermedad bacteriana frecuente que afecta el aparato intestinal. La bacteria de la salmonela generalmente vive en los intestinos de animales y humanos y se libera mediante las heces. Los humanos se infectan consumiendo agua o alimentos contaminados.

«Por lo general, la salmonelosis provoca problemas gastrointestinales auto limitados y solo ocasionalmente puede generar cuadros sistémicos que pueden llegar a comprometer otros órganos. En Chile la Salmonella spp. es el patógeno número uno asociado a enfermedades transmitidas por alimentos y se presentan brotes importantes de esta bacteria todos los años» de ahí la importancia del estudio que está realizando la investigadora Marlén Barreto.

Marlén Barreto, Investigadora de la Universidad Autónoma de Chile

A través del uso de nanopartículas de betaglucano y quitosano -polímeros extraídos de productos naturales como crustáceos, algas y hongos, seguros para el consumo humano y ambientalmente amigable- se encapsula el aceite esencial del tomillo, el timol, el cual tiene propiedades antimicrobianas.

«Mi objetivo es determinar si las nanopartículas son efectivas para prevenir y erradicar las biopelículas formadas por la bacteria Salmonella enterica, las cuales tienen alta resistencia a los antibióticos y desinfectantes usualmente usados para su eliminación» explica la académica de la Universidad Autónoma de Chile. El uso masivo de antibióticos ha llevado a la aparición de altas tasa de resistencia a estos medicamentos.

Las biopelículas son estructuras donde los microorganismos -bacterias, hongos, y otros- se encuentran adheridos a superficies vivas o inertes y están rodeados por una capa polimérica extracelular compuesta de polisacáridos, proteínas y ADN. Haciéndolas muy resistentes a antimicrobianos, desinfectantes, sistema inmune y cualquier condición adversa.

La investigadora usa estructuras cuyo tamaño varía desde 1 a 100nm (unidad de longitud que tiene la milmillonésima parte de un metro). Objetos a nanoescala, es decir, muy pequeños, e imposibles de manejar a simple vista. «En mi proyecto de investigación usamos nanopartículas poliméricas, donde los polímeros se usan para encapsular el agente activo que se requiere usar» explica Marlén Barreto.

Resultados preliminares evidencian que las nanopartículas de betaglucano con timol encapsulado tienen actividad antimicrobiana contra Salmonella entérica y que son capaces de inhibir la formación de biopelículas por esta bacteria hasta en un 80%.

Menu
X