Observar, escuchar y conectar

La interrupción del transporte público, la suspensión de clases, el funcionamiento parcial de diversos servicios, la polarización ideológica ante la crisis que experimenta el país, sumado a la restricción de ciertas libertades individuales provocadas por el establecimiento del Estado de Emergencia en diversas regiones se transforman en factores potencialmente estresores para la salud mental, provocando diversas alteraciones en el comportamiento: aumento de la ansiedad y el estrés, trastornos del sueño, irritabilidad, sensación de inseguridad y desconfianza, frustración, cansancio, visión negativa respecto al futuro, hipervigilancia, entre otros.

Dr. Eduardo Sandoval Obando Investigador asociado al Instituto Estudios Sociales y Humanísticos (IdeSH), Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades, Universidad Autónoma de Chile.

Ante esta realidad, es conveniente destacar los Primeros Auxilios Psicológicos como un conjunto de herramientas que permiten apoyar a otro ser humano que puede estar sufriendo. Asume tres principios básicos: observar (seguridad personal y del ambiente en que el sujeto se encuentra), escuchar (qué necesitan las personas y cuáles son sus principales demandas o necesidades) y conectar (potenciar recursos personales del sujeto como fomentar cohesión social y activar redes de apoyo). Esta acción busca animar a las personas a usar estrategias positivas, para recuperar el sentido de control sobre las circunstancias actuales. Específicamente, se recomienda: descansar lo suficiente, comer con regularidad e hidratarse, pasar tiempo con la familia y los amigos, realizar actividades que le ayuden a relajarse (leer, caminar, jugar con los niños/as), hacer ejercicio físico recreativo; de manera que en su conjunto le permita a la persona, cultivar maneras seguras de ayudar a otros en la crisis y participar de las actividades comunitarias disponibles.

La crisis social vivida por nuestro país durante los últimos días exige un abordaje profundo, desde todas las áreas, incluido los aportes que desde la academia y la ciencia podemos entregar para colaborar en la construcción conjunta de un futuro mejor.

Columna publicada enEl Heraldo

 

Menu
X