Presencia de microplásticos alteraría crecimiento de plantas

Los microplásticos presentes en el suelo y agua, afectan al crecimiento de las plantas de maíz. Su crecimiento diario podría disminuir hasta la mitad en comparación con un lugar libre de estos residuos.

(Crédito imagen: resumen gráfico del estudio ?Adsorption of polyethylene microbeads and physiological effects on hydroponic maize? Science of The Total Environment)

Cerca del 90% de la basura plástica permanece en el ecosistema terrestre, y cada vez hay más evidencia que los microplásticos, partículas con tamaños menores a 3 micrómetros o 3 milésimas de milímetro, estarían afectando a las plantas y su crecimiento. Una forma rentable y aparentemente libre de estos problemas es en cultivos hidropónicos, sumado a su bajo costo suele ser una alternativa muy rentable.

Un equipo de investigadores de la Universidad Autónoma de Chile, Universidad de Concepción y Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón en España, analizó y publicó un estudio sobre si la presencia de microplásticos afecta o no el crecimiento de las plantas de maíz.

?El estudio del efecto de los plásticos en las plantas es un tema muy poco abordado en ciencias, de hecho, este es el tercer o cuarto artículo a nivel mundial en esta temática? señala el Dr. Francisco Correa quien es uno de los autores de la investigación. Luego añade ?Estas investigaciones en cultivos hidropónicos son relevantes ya que hay evidencia de la presencia de microplásticos en fuentes de agua dulce?.

Los autores encontraron una correlación entre la presencia de altas concentraciones de microplásticos (100 mg por litro) y un menor desarrollo y crecimiento en la planta de maíz, tanto en sus hojas como en las raíces. También hallaron una diferencia en la morfología de las raíces, es decir, aquellas que crecieron en un ambiente libre de contaminantes poseían raíces más largas y con más ramificaciones.

En la investigación salió a la luz otra arista interesante, en el cultivo hidropónico con presencia de contaminantes, los microplásticos quedan atrapados en las raíces, y no suben a hojas y frutos, por lo que no serían traspasados a quien ingiere el mismo maíz. El problema es que, si la acumulación de microplásticos en raíces es válido en otras especies, como papas, zanahorias, rábanos entre otros, podríamos ingerirlos de forma directa. Otra forma en que estos microplásticos puedan llegar a nuestro cuerpo es a través del consumo de animales alimentados con estos cultivos contaminados, como aves o ganado vacuno y porcino.

Aun se discute cuál es el efecto que puede generar la ingesta de estos microplásticos, y si se acumulan en el tiempo o no. Una cosa es segura, la contaminación de tierras y agua afecta el crecimiento y desarrollo de plantas, y esto podría tener efectos negativos en vidas animales, humanas y en la misma producción de alimento.

Menu
X