COVID-19 interculturalidad y territorio

¿Cómo asegurar que una persona que se siente sana haga cuarentena? Debemos entender que todos comprendemos -escuchamos e interpretamos- de distinta forma la información que se nos comunica. No sólo depende de qué es lo que se dice a las personas, sino cómo la información contrasta con su propia experiencia. Es decir, una persona que se siente sana y que ha enfrentado su día a día igual que siempre, ¿cómo asumirá un diagnóstico que le dice lo contrario?

Dra. Andrea Avaria. Investigadora Universidad Autónoma de Chile

Hay que considerar la intervención territorial en estos casos. La atención primaria, es decir los Centros de Salud Familiar (CESFAM), conocen como la palma de la mano a los territorios y las poblaciones donde trabajan. Por ende, son capaces de una intervención con perspectiva multidimensional: considerando las particularidades territoriales, de edad, condiciones y determinantes sociales y culturales. La intervención intercultural, no es la «traducción» de instrucciones, sino la comprensión de la realidad del otro en un contexto que claramente es diferente.

La pandemia actual requiere abordajes más allá de lo epidemiológico. No es suficiente información saber cuántos tests, muertos, laboratorios o respiradores. Se hace indispensable una perspectiva crítica que reflexione los diversos componentes. Que incluya distintas visiones -de género, edad, clase, culturales, sociales y otras-, las necesidades e implique a la población misma. Que facilite desde el territorio un enfrentamiento con la participación de los diversos actores, generando las condiciones que posibiliten el autocuidado y el cuidado colectivo. Un abordaje territorial e intercultural de prevención aportaría considerablemente en mejorar las condiciones de abordaje de esta pandemia.

Carta publicada enLa Segunda

 




Menu
X