Determinar nuevos mecanismos de acción relacionados con la citotoxicidad del Vibrio parahaemolyticus

Equipo de investigadores del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad Autónoma de Chile, liderado por la Dra. Katherine García, prontamente iniciarán un estudio que evaluará si la citotoxicidad de Vibrio parahaemolyticus se asocia a mutaciones, en zonas no codificantes del regulador maestro ExsA, que puedan influir en la expresión del T3SS1, principal contribuyente de la citotoxicidad bacteriana.

Vibrio parahaemolyticus es una bacteria que habita en ecosistemas marinos, fundamentalmente en moluscos bivalvos (con dos conchas), como los choritos y las ostras. En 1950 se describió por primera vez en Japón, al causar un brote de gastroenteritis. Desde ese momento, se considera uno de los principales microorganismos causantes de problemas gastrointestinales asociados al consumo de alimentos marinos, crudos o insuficientemente cocidos.  

«En Chile, las infecciones gastrointestinales causadas por esta bacteria eran de baja prevalencia; sin embargo, de noviembre de 1997 a marzo de 1998 se reportaron 293 casos positivos en Antofagasta, causados por la cepa pandémica. Un segundo brote en Puerto Montt afectó a cerca de 1.500 personas entre enero y marzo de 2004» señala el Dr. Alequis Pavón, investigador y docente de la Universidad Autónoma, integrante del equipo que en los últimos años ha realizado numerosas investigaciones relacionadas con nuevos factores de virulencia asociados a Vibrio parahaemolyticus.  

Hasta el momento, el mayor número de gastroenteritis asociados se registró en el año 2005, con 3.600 reportes en la región de Los Lagos y 10.984 en todo el país. Actualmente los casos clínicos asociados a esta bacteria son de notificación obligatoria al Instituto de Salud Pública. Además, el Ministerio de Salud monitorea constantemente las cepas potencialmente patogénicas que circulan en la población, con el objetivo de prevenir nuevos brotes.  

Un factor de virulencia muy importante en la patogenicidad es el Sistema de Secreción de Tipo III codificado en el cromosoma 1 de la bacteria (T3SS1). Este sistema permite la transferencia de sustratos entre la bacteria y los enterocitos del tracto gastrointestinal, por lo tanto, juega un papel fundamental en la citotoxicidad de la bacteria.  

La expresión de las proteínas que forman el T3SS1 en Vibrio parahaemolyticus es controlada por una cascada regulatoria de las proteínas ExsA/C/D/E y H-NS, y específicamente el factor transcripcional ExsA actúa como un regulador positivo del T3SS1.  

«Nuestro grupo de trabajo aisló una cepa ambiental de Vibrio parahaemolyticus que no fue citotóxica in vitro. Al secuenciarla y compararla con el genoma de la cepa pandémica, se demostró que ambas no difirieron en la estructura del T3SS1; sin embargo, al evaluar la expresión diferencial se evidenció que los genes exsA y VP1659 variaron con respecto al control. El gen VP1659 es regulado positivamente por ExsA y forma parte del T3SS1. Además, en las regiones promotoras del gen exsA se encontraron diferencias nucleotídicas entre la cepa ambiental (no citotóxica) y la pandémica (citotóxica)» señala el Dr. Alequis Pavón.  

El estudio tiene como objetivo, por lo tanto, determinar nuevos mecanismos de acción relacionados con la citotoxicidad asociada al T3SS1, el principal contribuyente de la citotoxicidad bacteriana.  

Menu
X