Ciclo hidrosocial del agua

El agua no se distribuye equitativamente en el planeta, ni circula libremente por sus cursos naturales cuando se precipita en forma de lluvia o nieve hasta llegar al mar. Tampoco se evapora y condensa en las mismas condiciones en que cayó ni en el mismo lugar. Por lo anterior, es necesario actualizar el ciclo natural del agua que se maneja habitualmente e incluir otros factores que afectan, principalmente la importante acción del hombre.  

«Estamos acostumbrados a reproducir y explicar el esquema clásico del ciclo natural del agua entre nuestros estudiantes en todos los niveles educativos. No obstante, nuestra experiencia como investigadores en la gestión del agua, así como de observadores de la crisis hídrica en la que estamos inmersos nos hicieron reflexionar sobre la validez de dicho esquema para explicar la disponibilidad de agua y su acceso en toda su complejidad. Si contemplamos el fenómeno desde el punto de vista de la Ciencias Sociales, observamos que no se trata de un recurso inagotable, sino finito» señala la Dra. Inmaculada Simón, directora del Instituto de Estudios Sociales y Humanísticos de la Universidad Autónoma de Chile y co-autora del libro «El ciclo hidrosocial. Una propuesta didáctica».  

El agua retenida en una represa deja de circular por el territorio, con las consecuencias ambientales correspondientes. El agua desviada de su curso para llevarla a donde no hay, implica transformaciones en los espacios de donde se extrae. El agua disponible en los acuíferos no se repone a la misma velocidad de descarga.  

«Las transformaciones derivadas de nuestras intervenciones tienen consecuencias; muchas de ellas, irreversibles» comenta Brandon Aravena, profesor de Historia, Geografía y Ciencias Sociales, egresado de la Universidad Autónoma y el otro autor del libro, agrega «los actuales ciclos son el ideal; uno en el que el ser humano no interviene más que como consumidor pasivo. Los esquemas del ciclo hidrosocial ponen de manifiesto que la situación ideal es modificada constantemente por el hombre» una de las razones para generar este texto que cuenta con el apoyo del Centro de Comunicación de las Ciencias.  

«Se hace necesario añadir todas esas actividades relacionadas con el ciclo del agua en las que las sociedades intervienen modificándolo y transformándolo. Cuando se consideran esas actividades se toma una conciencia real de las consecuencias de nuestros actos y del agotamiento del recurso» analiza la Dra. Inmaculada Símon.  

Cada vez la población demanda más agua y para actividades distintas del consumo inmediato. La huella hídrica habla de la cantidad de agua necesaria para producir determinados productos de uso cotidiano que no aparecen graficadas en el esquema natural del ciclo del agua.  

«Es así como el texto propone una nueva mirada para profesionales de la educación y estudiantes, en donde los invitamos a pensar, trabajar y vivir a través de un nuevo paradigma interdisciplinario que busca aumentar el conocimiento sobre el agua para favorecer su desarrollo sostenible».  

Descárgalo gratuitamente aquí: https://ciencias.uautonoma.cl/hidrosocial/

Menu
X